fbpx

Adobos ecológicos de Finca la Mesa

Indice:

Os contamos unas curiosidades sobre los adobos ecológicos de Finca la Mesa.

Os contamos un poco más sobre nuestros nuevos adobos de los que os hablamos en nuestro Instagram el domingo pasado.

El domingo pasado os publicamos unas historias en nuestro Instagram y Facebook contando unas curiosidades historias sobre los adobos ecológicos, y en el post del blog de hoy os queremos ampliar la información. Además, hace poco publicamos nuestros nuevos adobos, disponibles únicamente en nuestra web, y así os explicamos un poco más sobre ellos y sobre su reconstrucción.

Lo primero, para el que no lo sepa, el adobo es una especie de salsa que se prepara con agua y algunos ingredientes como el ajo, el orégano, el vinagre, la sal y el pimentón. En ella, se sumerge la carne o el pescado durante unas horas para que tomen sabor. Después, el alimento se introduce en el frigorífico. Finalmente, en la mayoría de las preparaciones, el alimento se pasa por harina y se fríe. También, la comida macerada se lleva directamente a la sartén o  al horno. El uso de vinagre es característico y primordial en esta preparación. Además de darle un sabor peculiar e inconfundible, ayuda a conservar el alimento en la nevera por unos días.

Hay diferentes tipos de adobos, que se adaptan a los gustos del cocinero y de sus comensales. Pueden llevar pimienta, especias como el curry, comino y aceite.

Esta técnica apareció en la Edad Media como un método de conservación muy eficaz para la carne y el pescado, que tenían que ser trasladados para venderlos o comerlos durante largos viaje. Las primeras salsas no llevaban más que vinagre y sal. Los adobos tal y como los conocemos hoy en día aparecen en el siglo XV en Castilla, aunque no se les añade el pimentón hasta el siglo XVI. Los castellanos introducían sus carnes y verduras en esta preparación durante el invierno. Poco a poco, la técnica se extendió por toda la península, especialmente en el sur, donde era muy necesaria debido a las altas temperaturas que tendían a estropear los alimentos. Finalmente, esta salsa llegó incluso a América.

Y con esto terminamos el post de hoy sobre los adobos. Esperamos que os haya gustado y que os hayamos resulto las curiosidades que os hubieran quedado de las publicaciones de nuestras redes sociales del otro día. Nos vemos dentro te muy poquito ¡con mucho más!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
×